sábado, septiembre 13, 2008

El turismo es un gran invento


Director: Pedro Lazaga
Duración: 92 minutos.
Estreno: 4 de marzo de 1968.
Espectadores: 2,259,725 de seres humanos, convirtiéndola en el ranking de películas más vistas del cine español en la número 60, entre Operación Cabaretera y Búsqueme a esa chica.

Hubo un tiempo en España donde la moral regía sobre todas las cosas, teniendo un invento llamado censura que daba de tijeretazos a las películas y demás demostraciones artísticas. Afortunadamente, esa censura tenía un remedio llamado dinero, y es que las paletadas de divisas que nos trajo el turismo hizo que la tijera del censor quedase mellada y herida de muerte. Con la llegada de los turistas, el cine español viró hacia lo que le gustaba al españolito medio. Verse reflejados en películas, con actores bajitos y feos, que vivían extraordinarias aventuras con esas magníficas tetonas, digo teutonas.

La película trata sobre un pueblo aragonés, que viendo el momento de la Costa del Sol, quiere tener el mismo desarrollo turístico. Para ello, el alcalde (Paco Martínez Soria) convence a los habitantes que debe hacer un viaje con el secretario (Jose Luís López Vázquez) a Marbella para copiarse de lo que allí hacen. Pero la cosa se complica, dado que los oropeles y excesos marbellíes les ciegan, llegando a producir un cisma en el pueblo de dimensiones mañas.

Si llego a ver que la película era de Paco Martínez Soria antes de empezar, ni la veo, que no me gusta nada como actor. Pero una vez empezada, no hay vuelta atras (salvo que el mando esté cerca, claro). La película no está nada mal, con un alcalde en su salsa en un papel cómico con tintes melodramáticos y dos tonos por encima de los decibelios permitidos por la ley. El secretario, representando a un reprimidísimo españolito que ve la luz a ritmo de baile, borda ese tipo de papel en el que tantos se vieron reflejados. La historia es bastante divertida, aun con momentos revindicativos del abandono de los pueblos y con momentazos de ciencia ficción con las coristas Buby Girls ligando con los protagonistas. Y por supuesto, cumpliendo con las expectativas, como debe ser.

Resumiendo, película sobre un pueblo aragonés que quiere copiar el modelo turístico de la Costa del Sol en los 60. Buenas situaciones, momentos cómicos, actuaciones para el recuerdo y su pizquita de nostalgia convierten a esta película en un clásico dentro del cine del destape temprano.

Apunte, apunte.

Besitos.

P.D: Tananana o dabadadaba, así se hacen canciones de éxito, no las de ahora, je, je.
P.D.2: "1250 pesetas no es caro para todo el mes" dice Paco Martínez Soria ante la lista de precios del hotel Don Pepe de Marbella. Que risión.

Un corte muy representativo


1 comentario:

Oz musiquero dijo...

Y qué banda sonora, qué música original para la peli, de lo que ya no se hace.
Y esa epifanía del dabadabadá...
García Abril forever.