jueves, junio 22, 2006

El asesinato de Richard Nixon


Vamos a ver, ¿cuando mataron a Richard Nixon? A mí me parece que esta película ya empieza mintiéndonos. Por cierto, ¿a que en el cartel Sean Penn parece uno de esos de la CIA encargado de desbaratar los planes de asesinato del presiendente? Ahí, con su imagen sobrevolando la Casa Blanca, como si fuera el arcangel San Gabriel. Como nos engañan, de verdad.

La película trata de un señor que es para verlo. Lo tiene todo y no le falta detalle. Comienza la película que se acaba de separar de su mujer y a esta no le gusta que vaya a verla por sorpresa (básicamente por que es un poco baboso). Por otro lado, trabaja de vendedor en una tienda de mobiliario de oficina, con un jefe algo peculiar. Finalmente, tiene un amigo negro que lleva un taller mecánico con el cual quiere montar un negocio. Así que con estas cartas que le han dado en la vida, una pequeña paranoía y ganas de cambiar el mundo a lo bestia, se pasa 90 minutos Sean Penn. Apasionante, ¿verdad?

Madre mía que truño de Ortuño. Joder, es que es infumable toda la película. Seguro que hay mucha gente que se apasiona con este cine basado en un señor que está mal de la cabeza y que hace cosas patéticas a más no poder. Un servidor desde luego que no. En el plano positivo, los actores están bastante bien, e impresionante Sean Penn, dando un recital de actuación tremendo. En el plano negativo, todo lo demás. El guión carece de interés para los mortales cinéfilos. La historia no engancha, y hasta incluso sientes pena por el protagonista. Además, no terminas de entender por qué está tan mal de la cabeza. Vamos, que no nos gustó nada de nada.

Resumiendo, para el espectador medio de palomitas y encefalograma plano no vale y puede quemar el cine. Para los sesudos cinéfilos, amantes de tramas enrevesadas y personajes de profundidad perversa, quizá les interese. A los familiares de Sean Penn seguro que les encanta.

Le salva la magistral actuación del señor Penn.

Besitos.

P.D: Coincido plenamente con el jefe, mejor sin bigote.
P.D.2: Las estrellas del cartel son de broma, ¿verdad?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

no teneis ni puta idea. Vosotros y vuestros vecinos invasores....

Sr Don Fran dijo...

Buenos días, Señor anónimo.

Que aportación la suya, que argumentación, que saber expresarse... que galáctico.

Pásese más, que este Blog anda necesitado de 1 poco de animación, q tito Chinchan ya ni postea en los comentarios ;)

chinchanmolamazo dijo...

Buenas,

¿no tenemos ni puta idea quienes? ¿Yo y mis cojones? ¿Mis cojones y yo?

Por cierto, los invasores son más arriba, esta es la de Nixon.

Que grandes son los anónimos usuarios que dan vidilla al Internet, ¿que sería sin trolls?

Viva los trolls y la madre que los parió.

Besitos.