lunes, marzo 12, 2007

The host


Director: Bong Joon-Ho
Duración: Dos infinitas horas, creo que abren un pliegue en el espacio tiempo para matarte del sopor más tiempo.
Estreno: El 2 de marzo de 2007.

Tras semanas de ostracismo, el Tito Chinchan vuelve con más fuerza que nunca. Muchos dijeron que tanto cine clásico que le había sorbido el cerebro. Otros que era otro cine el que le sorbía la médula. Pero ni lo uno ni lo otro, simplemente tengo que decir "Estaba hasta la polla de ver películas". Una vez pasada esa crisis temporal, y vistos todos los episodios de Heroes, la cosa vuelve a la normalidad. Que gran serie Heroes, que maravilla. Bueno, al lio.

"Primero Tiburón, después Alien y ahora The Host". Muy atrevidos los del cartel me han parecido a mí. Yo me hubiera decantado más por "Primero Deep Blue See, después Karate a Muerte en Torremolinos y ahora The Host". Básicamente por que las primeras fueron películas serias, y en esta no sabes si es de risa, si es de llorar (de pena es, si), si es de acción o de qué narices es.

La película trata de un científico loco y muy malo que hace un vertido de algo maligno a un rio. Total, que pasados los años sale un bicharraco tremendo que se dedica a comerse a la gente de la margen del mismo. En estas que se come a la hija de un tonto teñido de rubio que regenta junto a su padre un puesto de comida rápida. Así que se disponen a buscarla el tonto, el padre, un hermano y una hermana arquera. Bueno, y el ejército que les pone en cuarentena pero que todos se pasan por el arco del Triunfo.

Madre mía que pedazo de truño, insoportable. No se entiende si es seria o no. Para empezar, el monstruo está bien, pero no queda rematado (a nivel técnico). Luego los personajes humanos son tristísimos, por lo mal que actúan y por el patético papel que tienen. El protagonista da hasta incluso repugnancia. El argumento es infumable y aborrecible, sólo pudiendose salvar como película de monstruos al estilo Godzilla (de cartón) los primeros minutos. A partir del funeral (no tengo adjetivos) esto se convierte en una escalada de bobochorreces que desembocan en el encendido del pebetero final. Insufrible.

Resumiendo, abominable creación que se denomina película sólo por ser emitida en salas de cine. Se empatiza más con el monstruo que con el elenco de actores que dan pena en una película que no se sabe si es una parodia de sí misma de lo mala que es. De ir a mear y no echar gota.

Por que me ha pillado de buenas, que si no.

Besitos.

1 comentario:

El Mirón dijo...

Ya se echaba de menos las críticas... que los Baskervilles estaban muy trillados.

O sea, que lo mejor es bajarse Héroes ¿no? Lo tendré en cuenta