domingo, junio 08, 2008

21: Blackjack


Director: Robert Luketic
Duración: Dos horazas, creo yo.
Estreno: 11 de abril de 2008.
Espectadores: 674.716 de seres humanos.

Qué buenas noches nos hizo pasar a una generación la cadena amiga, más conocida como Telahinco. Esas madrugadas, que le dabas como quien no quería la cosa al 5 en el mando, y salían un sincero alegato a las carnes desparramadas, a los pezones saltarines y a la televisión de buen gusto. Ahora eso ha cambiado, que a golpe de click tienes fotogramas para los penes más pervertidos, incluso para los amantes del clásico misionero. Por suerte el TDT nos ha devuelto esa ilusión de, de madrugada, ver pequeñas perlas selectas y cultivadas. Y no hablo de sexo, si no de programas de poker, donde un listísimo y clarividente presentador nos lleva de la manita por las mejores mesas del mundo. Voy a por el rollo de papel.

La película trata sobre un brillante estudiante del MIT que pretende estudiar medicina en Harvard. Su primera vía proviene de una beca a la que tiene complejo acceder, así que tiene que usar la vía de 300000 dolares para cursar sus estudios. Como no tiene tremendo patrimonio, accede a entrar en un grupo de estudiantes que, guiados por un profesor, tienen un método para arrasar en los casinos de Las Vegas.

Para empezar, no entiendo el método de las narices, por más despacito que lo expliquen. Por otro lado, no me creo eso que si cuentas cartas en un casino, viene Morpheo de Matrix y te da una mano de pintura con unos anillacos de oro. Y para terminar, esto carece de ritmo, emoción o más interés que la espera por si sale una tetilla o similar. Ciertamente, no me ha gustado. Demasiado lineal, sin sustos, sin alterar el ritmo, con unos estudiantes que no me trasmiten nada. No se si ha tenido algo que ver que estaba con fiebre, pero no creo.

Resumiendo, película sobre unos estudiantes que descubren un método para hacer saltar la banca al juego del blackjack. Ciertamente, bastante tostón, dado que es la típica historia que ya nos vamos imaginando con ese final que se veía venir montado en el caballo del malo. Floja, aunque puede dejarse ver.



Besitos.

1 comentario:

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Lo confieso: soy un torpe total en asuntos matemáticos y entonces me he sentido estafado (por mi cabeza,claro) cuando conforme iba la pelicula avanzando yo iba dándome cuenta de que no pillaba la historia ni su fondo ni nada de nada. Así que, rollo patatero que ni Kevin spacey, uno de mis actores favoritos, salva.... Saludos, amigo, que hacía muuucho que no escribía yo algo en su rinconcito.