martes, diciembre 16, 2008

Max Payne


Director: John Moore (Te has lucido, macho)
Duración: Se abre un vacio espacio tiempo que en la Tierra dura hora y media, y allí como 7 años en el Tibet. Escapad ahora que estáis a tiempo.
Estreno: 17 de octubre de 2008.
Espectadores: 374,514 seres humanos.

Cuando yo era niño, el Internet no existía (nací justo después que los dinosaurios se marchasen a Raticulín, no coincidimos por poco), con lo que los rumores era imposible constrastarlos salvo con la propia experiencia. Uno que me intrigaba mucho era ese que decía que si te soplaban el pito por la punta, te morías. Así, sin más. Más letal que el golpe de los siete vórtices del Averno. Uno en su tierna inocencia pensaba que nunca dejaría que le chuperretearan la cachiporra, vaya a ser que le viniera un suspiro y me matase. ¿A qué viene esto? A que esta película es una SOPLAPOLLEZ en mayúsculas, y me ha refrescado la anécdota.

La película trata de un tal Max Payne que era un policía normal hasta que unos malos mataron a su mujer y su bebé y se convirtió en un sanguinario en pos de los asesinos que cercenaron su felicidad. En estas que se cruza una pista en forma de tatuaje, que pasa a terminar sobre una bolsa de forense, de esas que no gotean. Y luego pasan más cosas que no me acuerdo muy bien, salvo que sale una droga azul y unas sombras de alas de Valquirias.

Empieza la cosa bien, pero rápidamente va perdiendo fuelle hasta que te miras las uñas de los pies y piensas "¿Tengo uñas o garras?". Ciertamente, no es lo que me pensaba, e ir con ideas preconcebidas no es bueno, pero es que es telita de mala. Para empezar, la chicha de tiros no empieza hasta casi el final, cosa que no puede ser. Y es que no entiendes bien el rollo de super héroes yonkis que aparecen, ni que tengan alucinaciones ni nada de nada. Menos explicar y más matar.

Resumiendo, la película es una soplapollez tremenda de un tipo que por venganza hace caer a la farmacéutica más poderosa de la faz de la Tierra. Y además, endrogándose. Qué ejemplo para los jóvenes, la que está liando Zapatero.




P.D: Gran momento en que pasa de Matrix matando a todos a tiros, a patético entrando disparando como loco en un despacho vacio. Esto me lo he planteado yo muchas veces, lo ridículo que te tienes que sentir entrando pegando tiros y que no haya nadie para darle. Lo que se tiene que reir el de seguridad viendo el video.

1 comentario:

Capitán Spaulding dijo...

JAJAJAJAJA! por Dios, este blog es inmenso! Hostia qué de risotadas me estoy metiendo.
Y qué curioso, de esta película mencionas justamente lo único que recuerdo de ella, la escena en la que entran disparando a todo Cristo cuando, justamente, Cristo se fue a buscar la zapatilla esa perdida de la que todo el mundo habla.
Qué tontería de escena, para acabar con las existencias de balas sobrantes.
Y sí, soplapollez de las grandes, oyes.

y eso, grandioso blog que si logro recordar, formará parte de mis visitas diarias obligadas