lunes, julio 10, 2006

Las colinas tienen ojos


Uy, una colina que tiene ojos, coño que susto. Y con todo el polvo que hay en el desierto, seguro que se deja toda la paga en colirio para refrescarlos. Por cierto, direis que soy un cobarde, pero yo no entiendo como en estas películas los protagonistas no se suicidan. Bueno, puede ser por que sean católicos, pero ponte tu en aquella de 28 días, en la que la humanidad está medio extinguida y los zombis te descuartizan no sin antes matarte del susto. Coño, te pegas un tiro y tan tranquilo. Si sabes que te van a comer y va a ser peor. Cuanto heroe hay suelto, de verdad.

La película trata sobre una familia americana, que en las bodas de plata de los padres, deciden atravesar en caravana los Estados Unidos, de punta a punta. Cuando está atravesando el desierto, topan con una gasolinera donde les indican que para ahorrarse unos kilómetros pueden ir por un atajo que muy poca gente conoce. Así que deciden seguirlo, pero a los pocos kilómetros, tienen un accidente por un reventón, lo que les obliga a pasar la noche en medio de la nada.

Bueno, tenemos ante nosotros una cinta de un género de terror asqueroso, de casquería fina y buenos sustos. La típica familia americana, como siempre, es para matarla a las primeras de cambio. Los malos están bastante elaborados y, aunque nos los muestran abiertamente desde los primeros fotogramas, no terminas de habituarte a ellos. El desarrollo se hace bastante angustioso, teniendo el punto culminante hacia la mitad de la grabación. ¿Y el resto? El resto ya no vale para casi nada. El timorato padre de familia se trasmusta en un indomable marine que espachurra craneos con suma facilidad y encaja los golpes como si del hombre de acero se tratase. Los personajes, hasta la mitad de la película están todos en su sitio y muy bien, aunque hacia el final se desfiguran demasiado haciendonos perder el interés. La historia está elaborada, con su toque revindicativo contra los experimentos nucleares. Y los escenarios me han gustado, dando la total certeza de que lo que hacen es lo único que se podría hacer.

Resumiendo, casquería fina con guión de los de introducción, desarrollo y desenlace algo absurdo pero pasable. Recomendable para amantes del cine de terror sangruiento y violento.

Prefiero el terror que insinua al que muestra en exceso.


Besitos.

P.D: Madres con bebés, no vean la película.
P.D.2: Habitantes del desierto, tampoco.

2 comentarios:

knop dijo...

Película típica y tópica pero que gracias a un gran momento de tensión hacia la mitad de la cinta (que obsoleto queda este término), se salva de la quema.
Para disfrutarla tenemos que pasar por alto que una radiación nuclear no te da superpoderes, sino más bien todo lo contrario. Porque hay que ver lo duros que son los habitantes de las colinas para tener que estar muriéndose de cienes de cánceres producidos por los experimentos nucleares.
En fin, que dentro de las pocas pelis de terror que hay últimamente y lo malas que son éstas, "Las colinas tienen ojos" me ha parecido pasable. Fuertecita y desagradable por momentos, pero entretenida.

chinchanmolamazo dijo...

Buenas,

que gran comentario, señor Antonio, me ha dejado impresionado.

A mí no se me hizo entretenida, que me agobió un rato.

Besitos.