sábado, febrero 09, 2008

Showgirls

Director: Paul Verhoeven
Duración: Dos horas repletas de pezones saltarines, queridos amigos.
Estreno: 23 de enero de 1996.
Espectadores: 879.736 de seres humanos.

Buscando información sobre esta película he descubierto muchas cosas que no vienen al caso (como que puedo alargar mi pene sin operaciones, sin dolor y desde casa) y otras de sumo interés. Esta muchacha protagonista fue una de las actrices de "Salvados por la campana" con la que animaba Antena 3 las hormonas de la juventud de la época. Ella tenía un papel de repelente empollona, eclipsada por otra con cara de cerdito, pero que siempre pensé que apuntaba maneras la moza. Por cierto, esta película ha sido la última con clasificación X que ha sido exhibida en cines comerciales en los EEUU, dado que se pegó un buen batacazo. Como estoy animados, voy a hacer la crítica para hombres heterosexuales por un lado y demás por otro.

-- Para el público femenino u hombres homosexuales --

La película trata de una mujer de provincias norteamericanas que va a Las Vegas a triunfar bailando. Su llegada está llena de altibajos, pero finalmente consigue bailar en un club de dsnudos integrales. Un día, en su camino se cruza la oportunidad de triunfar en el mundo del strip-tease, bailando en una de las mejores salas. Pero el precio que tiene que pagar es bastante alto.

La historia que nos relata viene a ser la de siempre, de una chica que trabajando logra ascender, pero mostrándonos lo sórdido del mercado de la carne. En todo momento la mujer no es más que un objeto de mercado, aunque esta a su vez se siente feliz que esto sea así. Los actores rozan papeles penosos, con momentos más que patéticos, acompañados de contínuos desnudos que no harán si no excitar a los más primitivos. Su excesiva duración y la falta de historia que contarnos, acompañadas de las malas interpretaciones y lo previsible de la película, hicieron que cosechara infinidad de premios "negativos", incluido el de peor película de los años 90.

-- Para machotes con pelos en el cipote --

La película trata de dale para alante, para, para, joder como está esta tia, ahí, ahí, mueve el culo. Ñiai, que rica está la jodia, ven pacá que te hago un traje saliva que voy a tener que pegar los sellos con superglue. Dale palante, que están hablando. Eh, eh, para atrás. Ole, ole que baile, ahí, ahí, madrecita, que me explota la polla. Voy al baño, dale al pause. Zumba, zumba, zumba, virgencita que se me seca la médula. Voy a recuperar líquidos. Eh, que no la has parado. ¿Pero qué hace en la piscina. Chico, que se ahoga, Joder como está esta moza, las teticas pequeñicas pero bien puestas. Ahi, ahí, ufffffff, uffffff, ole las películas buenas y las mozas guapas!!!!

-- Volviendo a la cruda realidad --

Resumiendo, película erótica sobre una mujer que quiere triunfar en el negocio de el sexo en Las Vegas. Como película resulta excesivamente floja, con una historia poco interesante. Ahora bien, no se conoce caso de hombre heterosexual que haya aguantado todo el metraje sin que le explote la polla.

Soy macho antes que cinéfilo.

Besitos.

P.D: "No puedo enebrar la aguja" es utilizado con la expresión femenina de "Tengo la polla como un joestick". Por cierto, esta la chavalería actual no sabrá ni lo que significa.
P.D.2: Tiene dos escenas claves en la historia de la sexualidad en el cine. La primera, el baile donde logra que el cliente se corra sin tocarle, por que concentra la sangre de la mayoría en una zona muy concreta. La segunda, el polvo en la piscina, por que roza el ridículo en una escena que se supone que es para poner cachondo al personal.
P.D.3: Desde luego se podrán decir muchas cosas de Paul Verhoeven, pero a mí me parece un tipo muy valiente. Hacer películas como Starshiptroopers, Robocop, Desafio Total, el libro negro, Instinto Básico o esta que nos acontece, no es moco de pavo.

Trailer:



2 comentarios:

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

La cosa ésta de película no es delicatessen para cinéfilos, sino en todo caso golosina para el ojo: mucha carne, que es lo que le gusta a Verhoeven. Sí, e posible que uno siempre, puestos a elegir, prefiera ser macho antes que cinéfilo. O ¿ se puede ser ambos ?
Di, mi querido amigo....

Tito Chinchan dijo...

Buenas,

evidentemente se puede ser las dos cosas a la vez, pero no quita para que un día te levantes con el bajo viente cuan mastil de velero vergantin y prefieras saborear las mieles de unos sensuales cuerpos desnudos, carentes de motivos para desnudarse, antes que tener que aliviarte con el Fotogramas ;-)

Un abrazo amigo.