lunes, enero 30, 2006

Premios de la Academia 2006

Como ya viene siendo tradición, el tito Chinchan se ha tragado la gran fiesta del cine español. Este año, enfrascado entre edredones a causa de una infección de garganta, mientras a ratos veía como los copos de nieve caían gráciles sobre los arbolitos que tiritaban de frio. Por cierto, si esto es la fiesta del cine español, ¿como será cuando se aburran? Porque vaya rollo de ceremonia, por Dios. Seguro que irían a celebrarlo a otro sitio después, a darse una fiesta de verdad. En fin, vamos a ver que deparó este bodrio anual.

Empezando por temas serios, "La vida secreta de las palabras" ha arrasado con los premios gordos, para mostrarnos la cara de estupefacción de Montxo Armendariz, que se comió un mojón envuelto en papel de plata con su "Obaba". De seguro que si sabe que no le iban a dar ni un pimiento, no va y se queda viendo nevar. "Camarón" fue otra de las triunfadoras, a mi modo de ver, dado que ganó todos a los que se presentaba, salvo el de la quinceañera Verónica Sánchez, que incomprensiblemente no ganó nada (y que peinado que me llevaba, por favor, tenía frente para tres cabezas). Luego, todos trincaron algo, Corbacho ganó el de director nobel con "Tapas", "Princesas" tuvo alguno destacando las actrices (tremendo vestidazo el de Mikaela, con escote de vértigo), "Ninette" muchas nominaciones y pocos premios (no daban el de cuerpazo al desnudo, lamentablemente) y "7 vírgenes" que se llevó el de mejor actor revelación, con un chaval que no actuó en la película, sino que es así en la vida real.

Siguiendo por temas menos serios, los vestuarios fueron de infarto. Los hombres, todos con rigurosa etiqueta, en algunos casos algo forzadas. La excepción, Corbacho que salió con un horrible traje azul superarrugado (lo digo yo, que de arrugas se mucho). Y el Santiago Segura, que tuvo su ratito Torrente 3, que sólo le faltó meterle mano a alguna zagalica. El apartado femenino, bastante cutre. Muchos escotazos para pechos que no merecen ser enseñados. Peinados feos, feos, feos, para mentes que no dan para el celuloide. Y la elección de vestidos, malísima. De verdad, pocas se salvaron muy pocas. Me he dejado para el final, lo mejor de toda la gala. Los presentadores fueron, dado que la academia apuesta por los jovencitos, nada más y nada menos que Antonio Resines y Concha Velasco. Bueno, esta señora a media función parece que tuvo algo con el discreto vestidito que llevaba y decidió vestirse de Sisí Emperatriz de Albacete y alrededores. Un vestido verde con chorreras en la falda que fué digno de juzgado de guardia. Por Dios, que horterez.

En temas todavía menos serios, el transcuros de la gala fue insufrible. Primero, por los 20 minutos de anuncios que nos cascaban cada media hora de gala. Que poca vergüenza, mientros ellos iban a la toilete a "empolvarse" la nariz, nosotros teniamos que soportar innumerables anuncios. Joder, es que no había ni un maldito zapping en las otras cadenas. Infernal en este aspecto. Luego los recordatorios continuos a otras ceremonias estuvieron bien, introduciendo de un modo simpático a los que entregaban los sobres. Ay, ¿y los sobres? ¿Conqué habían cerrado dichos sobres? Joder, salvo Banderas que los abrió con elegancia y alguno más, al resto casi les hacen falta usar los dientes. Hubo una que hasta rompió el dicho sobre negro (como dijo Verónica Forqué "un sobre neeeeeeeegro" a lo que le respondieron "Así son las cosas Verónica", en un momento super raro de la gala) con la tarjeta de dentro y todo. El homenajeado de la noche fué el de "A la mierda, vayanse a la mierda" (Labordeta no, Fernando Fernan Gómez) pero a decir verdad no llegue a verle, que en cuanto dieron el Goya último me acosté. Pero continuamente ponían cortes suyos de pelis malísimas. También homenajearon a Pedro Masó, un tipo peculiar.

Y luego el rollo del pirateo, que si maltrata al cine español. Y yo digo lo de siempre, las películas españolas no se piratean. Si no se va al cine, es porque a la gente no le gusta dicho cine. Los pirateos que se ven de películas españolas suelen ser de baja calidad y de sonido muy lamentable. Las americanas se piratean con mucho mayor éxito, por el tema que se estrenan meses después (por lo que ya han salido en DVD) o por que las envían a las distribuidoras y estas se piratean. Con las españolas estas no pasan, y las que se venden en la calle son de baja calidad. Si realmente quieres verlas, vas al cine. Los temas de las crisis suelen estar más relacionados con problemas de promoción (mira Torrente como no se queja), temas a tratas y calidad de las películas. Y es que a los espectadores nos gustan los tiros, el sexo, la acción y comer palomitas en el cine. Y no películas tristes y duras. Sino mirad las que han ganado los Goya, la mayoría dramones tremendos. Esto no llena salas.

Besitos.

P.D: Que triste el mejor largometraje de animación, sólo había dos. Se lo deberían haber dado a los dos, que vaya vergüenza para el perdedor.
P.D.2: Los de cortos, que pesados por Dios.
P.D.3: En los mejores momentos musicales salió nada más y nada menos que Chiquito de la Calzada. Pecadorrrrrrrrllll!!!!!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Siento, lo de su infección de garganta, tanto por su salud, como por la nuestra. Ya que con el tiempo que se va a pasar en casa, va a tener tiempo para “mal-criticar” películas y/o eventos cinematográficos, y así, hacer perder el tiempo a ciertas personas del 349E.
Que usted se recupere pronto.

knop dijo...

Lo que quiere decir el "anónimo" usuario anterior es "veamos, ¿estás malito para venir a trabajar y te tragas la gala de los Goya entera?". Y no solo eso, sino que además, te sientas enfrentes del ordenador y te pones a hacer críticas por doquier en tus blogs.
Ay, ay, ay, mucho cuento hay por aquí.
Y yo firmo, no como el cobarde anterior, ea.

Sr Don Fran dijo...

Estoy aceptablemente de acuerdo con la "crítica" a los Goya. La verdad es que no la vi entera; de hecho, vi 4 o 5 trozos de 5 minutos, pero con esa muestra me fue suficiente para apreciar el cutrerio y bochornéz habituales. O tal vez no tan habituales, no se. El caso es que era soso de espanto. Y lo de los sobres seguramente lo único "gracioso". Hay que tener en cuenta que esta gente son la mitad actores de andar por casa y se les queda grande abrir un sobre de premio (Banderas está más rodado en estas lides).

Las películas españolas, como dices, tienen un mal endémico, y es que en este pais se cree (no se de donde se ha sacado esta absurda idea) que una película es mejor o peor en tanto en cuanto sea más o menos triste y dramática. Es una lástima, y más pensando en la contradicción que ofrece nuestro cine respecto a la idea de "pais soleado y alegre" que luego parece creer la mayoria.

En fin, ese tema da para un análisis laaaaargo largo. Lo que está claro es que hasta que no se espabilen y se den cuenta de que su "esnobismo dramático" es lo que les condena, tendremos que seguir agarrándonos a Torrente N.

chinchanmolamazo dijo...

Buenas,

ufff, que de comentarios, y de gente conocida. Que pereza leer todo el rollo este de tonterías y sandeces que habreis dicho. Casi que paso de leerlo.

Besitos.

P.D: ¿Quien será el anónimo?