lunes, octubre 23, 2006

El laberinto del fauno


Guillermo del Toro es como una caja de bombones sin chuleta de cual es cual. Puedes meter la mano al azar y sacarte uno de licor, y la siguiente vez que sea de trufa. Si te comes todo sin problema, pues te gustan todas sus pelis. Si eres algo más tiquismiquis, quizá no te gusten tanto. A mí personalmente, como las margaritas, "esta sí, esta no".

La película trata de un capitán fascista en el principio de la postguerra española. Su cometido es el de exterminar los reductos de resistencia que quedaban en esa época, básicamente los conocidos como makis, que se escondían en los montes. En estas, llega hasta el puesto su nueva mujer, que tiene una hija preadolescente, embarazada (la mujer, que os perdeis). Y la cosa se desarrolla entre ver los métodos del capitán para exterminar a los makis y las cosas que le suceden a la niña con un fauno y unos cuantos seres más mágicos.

Vamos a ver, que esto tiene su miga. La película es la habitual de las guerras, en las que hay un bando superhipermalo (capitaneado por el hijo puta del capitán) y un bando que lucha por la justicia y la libertad de los oprimidos. Vamos, lo de siempre. Si a esto le añadimos que es en España, pues más de los de siempre. Luego, para que esto no parezca una película de la postguerra española, aparece una niña que se encuentra con un fauno. La cosa pintaría bien, si el tema mágico no durase un cuarto de hora, y el resto sea el dramón padre. Entonces, el trailer ese tan chulo de la niña entrando en la corteza de un árbol, el fauno, un señor con ojos en la mano, etc, ¿no es de esta película? Sí, si lo es, pero es que otra vez nos han engañado, dado que eso no es necesario para el desarrollo de la película. Es más, se podría quitar y nadie se hubiese enterado. La película es un drama sobre la postguerra española y punto pelota. Muy bien hecho, pero un dramón tremendo y en ocasiones desagradable. Además, de acción tiene bien poco.

Resumiendo, que me siento engañado. Es una película sobre un momento puntual de la historia de España, aderezada con una fantasía mágica. Pero no una fantasía enclavada en el hecho puntual. A mí me pareció un dramón tremendo, que está muy bien desarrollado, pero que no me gustó demasiado. Me esperaba otra cosa muy distinta y eso me jode muchísimo. Aunque tengo que decir que me emocionó mucho y lloré cuando magdalena bien mojada en el café con leche de la mañana.

La peli está muy bien, pero es una engañifa.

Besitos.

P.D: Que hijoputa el capitán, hay que ver.

5 comentarios:

JohnTrent dijo...

Yo sigo diciendo que esta pelicula no es, para nada, TAN buena como se han empeñado en decir muchos hasta ahora. Eso si, tampoco digo que sea mala, ni mucho menos.

El laberinto del Fauno es una buena pelicula, con momentos interesantes y escenas buenisimas, pero que no me ha entusiasmado tanto como, se supone, a la mayoria...al menos en Internet.

Guillermo del Toro sigue sin hacer una peli que de verdad me entusiasme.

Saludos.

Nesdy dijo...

Es cierto que la peli la vendieron como una película de fantasía al 90% y al final la historia de la niña es más bien secundaria... Igual es porque yo ya iba avisada de esto, pero la peli me ha encantado. No es la peli del año, ni mucho menos, pero es entretenida y muy bonita. Eso sí: si a la niña le dicen que no coma, que no coma, leñe!!! Qué mal rato me hizo pasar...

Besos

chinchanmolamazo dijo...

Buenas,

johntrent, desde luego que no es tan buena como nos han vendido. Lo que pasa que como en España no se suelen sacar estos productos, pues hay que venderlos. De todos modos, viendo la cartelera, desde luego que es de lo mejor. Y lo que no me gustó nada es el exceso de violencia, que queda mejor insinuar, amén de las eternas dos Españas de buenos y malos.

Nesdy, siempre viendo lo positivo, contigo da gusto. Lo de comer quedó con calzador, dado que no se explica que coja unas uvas, aún habiéndole dicho un fauno (que ya es raro) que no las coma. Y tirando de ella las hadas. Eso quedo muy flojo, se podría haber hecho mejor, seguro. Decir que es entretenida vale, pero no es bonita. Tiene escenas muy fuertes que me parece que sobraban. Yo lo pasé peor con la tortura que con las uvas.

Besitos.

Anónimo dijo...

Puestos a pasarlo mal, el remiendo :)
En todo caso, a mí me ha encantado. Cierto que lo de las uvas es un poco flojo, pero lo pienso como una niña que viene de una ciudad de posguerra pasando bastante hambre y que no ha visto algo así en su vida...

Raúl

Harapos dijo...

A mí me pasó exactamente lo mismo que a tí: Me esperaba una ilusión y una fantasía y me encontré con una peli de dolor.

"Es que a mi novia y a mí nos interesa mucho el tema de la guerra civil", me decía el otro día un amigo... Pues yo creo que si en vez de un militar y una guerra civil, la hacen con un campamento y el monitor cruel... pues sale la misma película. Vamos, que de guerra civil no tiene nada, sólo de lo malísimo que es un tío (y ya nos habíamos enterado en la escena de la botella, leñe, no hacía falta insistir).