lunes, noviembre 27, 2006

El perfume: historia de un asesino

Aviso a navegantes, esta es una crítica de cine, no literaria. Ni me he leido el libro, ni se me ocurriría hacer referencias al mismo. Sólo digo que a mi medio melocotón, que si se lo ha leido, también le gustó la peli. Por cierto, que no se me olvide, si llegais diez minutos tarde al cine no pasa nada, salvo que os mentarán al oficio materno algún espectador. Me parece que no hacía falta un comienzo así.

La película trata sobre un tipo que nace en el París de hace unos siglos, con un don increible, su olfato. Mas increible es, teniendo en cuenta la pestulencia que había en las calles de la orbe en aquel entonces. Como tiene un nacimiento accidentado, termina en un orfanato, donde le venden a un curtidor (no encurtidor como dicen en la peli, que esos venden berenjenas en vinagre) de pieles. Y así, malviviendo llega hasta un maestro perfumero que le coge como ayudante. Nuestro protagonista tiene una única obsesión, que es la de capturar la esencia de las cosas, ese olor que todos tenemos. Bueno, y un rollo de las 13 esencias que queda muy poético. Total, que pim pam, pim pam, la cosa se complica como dice el chiste "Si yo venía a por pan, ¿que hago con los pantalones por las rodillas?". Pero él matando lozanas muchachas.

¿Que si me ha gustado la película? Me ha encantado, con excepción de los 10 primeros minutos que no eran necesarios ni mucho menos. La ambientación me parece excepcional, y el reparto bastante bueno, con excepción del protagonista (no me trasmite nada). El argumento brilla por su originalidad, y tengo que decir que la resolución me pareció de las más extrañas que he visto nunca (habrá más de uno que digan que era previsible, que oráculos no faltan). El desarrollo engancha y te llega a atrapar, aunque no consigue meterte en la mente del asesino. Y es que es muy difícil describir olores. Nada más que decir, que vayais al cine a verla.

Resumiendo, intrigante, dramática, perversa, cruda e imprescindible historia de un tipo sin olor que extrae el suyo a jóvenes lozanas para obtener "El perfume". No me atrevo a recomendarla, dado que mi opinión en este caso es muy personal, pero me ha encantado.

Una película de narices, si señor.

Besitos.

P.D: A defollá, a defollá, que el mundo se va a acabar.
P.D.2: Politicamente correcta, lo que se dice políticamente correcta, no es, no.
P.D.3: ¿A quien se le ocurren estas ideas de películas?

2 comentarios:

knop dijo...

A mí el libro me encantó. Cuando lo lees, parece mentira que un acto tan simple como "oler" sea tan complejo y haya tantas esencias distintas.
Espero que hayan sabido plasmar ese espíritu en la película, lo cual no es nada sencillo.
Eso sí, en el libro el protagonista es bastante anodino, de ahí que quizás la interpretación del actor principal no es que sea mala sino que es fiel al original.
Ya te contaré cuando la vea.

chinchanmolamazo dijo...

Buenas,

esta es una de las pocas pelis en que "una imagen no vale más que mil palabras" y es mejor que te lo expliquen a verlo. Si pudiesemos olerlo.

Es igual que la actuación sea fiel o infiel, si un actor no te transmite, su actuación no puede ser buena. Si me mostrase repulsión le odiaría, pero su actuación podría destacarse. Es que no me provoca nada de nada.

Ansiosos esperamos su visionado.

Besitos.