martes, octubre 04, 2005

Mi vecino Totoro


Bueno, volvemos a la carga con otro film del señor Miyazaki, el cual debe estar ya firmando el cheque mensual que me manda por las loas y alabanzas que le profeso. Creo que es el único director de cine extranjero del cual me se el nombre y seguro que del que más películas he visto.

La película trata de una familia de dos niñas pequeñas y un padre que se mudan al Japón rural. La mamá está enferma, en un sanatorio cercano, y las niñas desean con todas su fuerzas que esta se ponga buena. Al llegar a la casa, descubren que está habitada por espíritus del bosque, así que los tienen que expulsar. Luego descubren un muñeco gigante y peludo, que tiene más boca que cuerpo, y que cuando grita nace el viento. Luego la mama se resfría y las niñas lloran. Y de pronto sale un gato-autobús y todos ríen y aparecen unos titulitos en japonés y se para la grabación. No me quiero ni imaginar que la película por la que beben los vientos ciertos críticos se pueda resumir en esto, debe ser el prólogo.

Pues no, la película es eso. Por suerte es corta. Vamos con lo bueno, es preciosa. Los dibujos son encantadores, la musiquilla muy de acorde y los personajes son maravillosos. La fuerza y la vitalidad de las niñas es embriagadora, y el cachondeo que tiene Totoro es la caña. Los padres de las niñas se quieren mucho y todo es el mundo ideal ese que nos encantaría coger para llenarlo de fábricas y de progreso. En lo malo está que no pasa nada en toda la película. No existe una historia central, sino que Miyazaki nos va contando sus cositas, pero sin nada que nos enganche. Podrían echarla por Telecinco y no perderiamos el hilo en los innumerables anuncios.

Resumiendo, si eres niño o fan de Miyazaki (por ejemplo, que te hayas tragado la de los mapaches) es muy recomendable. Si te gustó mucho El viaje de Chihiro y crees que es más de lo mismo, vas de culo. Yo personalmente la recomiendo con reservas, que es un poco defraudante que termine y no haya pasado nada de nada.

Miyazaki, ¿qué me das ladrón?

Besitos.

P.D: Yo creo que es de esas que hay que ver muchas veces para deleitarse con las imágenes y personajes secundarios.
P.D.2: La inclusión de las bolas de hollín (convertidas en no se qué del bosque) es simpática.
P.D.3: La escena en la que la niña persigue a los peluches invisibles es muy graciosa.
P.D.4: ¿Que comerá Totoro? Porque con esa boca no creo que coma poco. E imaginaros la cacas que echará, que horror.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también había oído hablar de esta peli, aunque no me dieron ganas de verla.
La última japo de dibujos que vi es el "Viaje de Chihiro"... y viendo tu comentario creo que segurá así :)

Jode, desde Sin City no has comentado nada normal (bueno, salvo lo de los guardianes de la noche)... qué buena es Sin city.

Raúl

chinchanmolamazo dijo...

Buenas,

querido Raul, si cree que no he comentado nada normal, agárrese que vienen curvas, que tengo en la recámara una de esas que no han traducido ni al castellano y la tuve que ver en japonés original. Sólo me enteraba del arigato!!!

Vea la película y fórjese una opinión propia, que es muy bonita. ¿No va la gente al parque a ver los peces y los pajaritos? Pues esto igual, no pasa nada pero es bonita.

Despachao.

P.D: Tenga en la recámara un estreno de un gordo que va por la tercera entrega que seguro os gustará.