lunes, noviembre 28, 2005

El leñador

Antes de nada, decir que no la pude terminar de ver, dado que nos dió un mal rollo y no estamos como para sustos ni disgustos. Otro día la terminaré.

La película trata de un señor un poco raro que entra a trabajar en una serrería. Este está vigilado por la policía por un delito antiguo que cometió y sigue yendo al psicólogo para tratar de ser normal. En su trabajo conoce a una chica, que se encariña de él hasta que descubre el secretillo. También aparece su cuñado, que no entiendo demasiado bien lo que pinta, pero que tiene una fuerte simbología (por decir algo). Y entonces pasa algo y decidimos que no tenemos el coño para penas.

Esto es un dramón tremendo, con un Kevin Bacon sublime en el papel de enfermo mental. La verdad es que te mete rápidamente en su vida, con lo que engancha bastante. Pero como trata un tema bastante delicado y desagradable, pues no me interesó saber más al respecto. Posiblemente le den un Oscar a este señor.

Resumiendo, que no la veais, que es muy desagradable. Que ya sabeis que hay penas por el mundo, como para verlas en un rato que tienes de relax con tu pareja. Quizá termine bien, pero apuntaba un poco chunga.

Besitos.

2 comentarios:

Sr Don Fran dijo...

Mmmm. Cada dia estas críticas vienen más flojas ;) . Ya ni siquiera se termina usted las películas (con lo cual ha creado un novedoso y fantástico efecto: el intríngulis). ¿Que pasa, que sucede? ¿porque tuvieron que dejar de verla? Cuenteme, aqui entre nosotros, que desagradables sucesos sucedian o aguardaban, que no puedo más de la curiosidad.

Otra novedad que he advertido, algo menos de mi gusto, es que no hace referencia alguna a chatis, tetillas o culetes. ¿será esto una desafortunada casualidad, o un nuevo rumbo de estilo crítico? Confio en lo primero.

Un cordial saludo

chinchanmolamazo dijo...

Buenas,

que morboso es este Don Fran, mi más asudio colaborador. En fin, si es de su gusto, yo le cuento. Resulta que el secreto que guarda (hasta donde yo ví) es que estuvo condenado por abuso de menores, concretamente de niñas de 12 años. Y como no tenemos el coño para fiestas, pues dejamos de verla. Puede que luego fuera que jugaba a las muñecas y todo fuese un error, pero no nos apeteció mucho el tema.

Lo de las tetillas es casual, dado que "El calentito" tiene por doquier. De todos modos, mañana o el jueves tendrá usted más de esas deliciosas protuberancias.

¡El miércoles tenemos Harry Potter!!!

Besitos.