miércoles, noviembre 30, 2005

Harry Potter y el cáliz de fuego

Mis pequeños polluelos, el tito Chinchan os va a dar un cosejo así de gratís, sólo por leer esta crítica. Si quereis ir al cine, los martes es un día ideal. Estábamos viendo la pantalla más grande de Europa unas 30 personas, con lo que sólo nos ha faltado la manta para estar como en casa. Lo malo es que el servicio está lejos y que no se puede parar. Además mi medio kiwi no me ha dejado ver la peli en gayumbos, no se porqué.

La película trata sobre un año más en Hogarts, el cuarto concretamente, en el que Harry ya tienes pelos en cierta zona púbica y a Hermione le han salido pechos. Comienza con la competición mundial de quidich (como se escriba), en la que unos extraños sucesos hacen que no termine como se esperaba (no, no eliminan a España en cuartos de modo irregular, más raro me refiero). Este año en Hogarts parece que no dan clases, dado que han venido otros alumnos de dos colegios extranjeros, un colegio francés de niñas que sueltan pétalos de flores al andar y otro de rudos nórdicos más brutos que un "arao". Y de esto trata.

No voy a decir que la película es la más oscura y la más para adultos de todas, dado que lo dice todo el mundo. Lo que si que digo es la que menos magia tiene. No es que no tenga grandes dosis de efectos especiales, que los tiene por doquier, es que no tiene mágia mundana. Al no aparecer apenas en clase, no hacen esos trucos que le daban un aire muy mágico a las películas. Los personajes habituales no tienen casi apariciones, ni Hagrid, ni la profesora, ni el profesor Severus, ni casi ninguno. Se centra casi totalmente en Harry, en Hermione y en un profesor nuevo que tiene un ojo de todo a 100. Por lo demás, paisajes increibles y alucinantes, efectos especiales de escándalo (la escena del dragón será complicada de igualar) y un entorno incomparable. Pero no me ha terminado de llenar.

Resumiendo, que me esperaba mucho para lo poco que me he encontrado. Posiblemente, si vas con expectativas moderadas, verás un peliculón (como mi medio kiwi) pero si vas con grandes ilusiones, saldrás ligeramente chafado. Además se me ha hecho corta.

Besitos.

P.D: Ay, ay, ay, que ya sabía yo que leer no me iba a traer nada bueno. Lean los comentarios para saber a lo que me refiero.
P.D.2: Las hormonas y feromonas flotan de tal modo en el aire que me han salido pechos.
P.D.3: Soy superfan de Hermiona, debería llamarse "Hermiona, el tonto de Harry y el caliz de fuego". Creo que le estoy cogiendo manía.
P.D.4: Por cierto, que sale "el que tu ya sabes" que parece que pasó por Corporación dermoestética.
P.D.5: Hogarts ha sufrido ciertas modificaciones, sobretodo estructurales.

5 comentarios:

chinchanmolamazo dijo...

Buenas,

que desilusión más grande me he llevado con la película esta. Yo que entraba al cine que me faltaba el uniforme de Hogarts y he salido con más cara de tonto que de constumbre. No me vuelvo a leer un libro antes de ver la película, que me he pasado todo el rato pensando "¿donde ha quedado esta parte?".

Y es que han metido en poco tiempo una trama muy rica en subtramas. Han quitado temas muy importante para mí y los que han desarrollado no los han expresado contundentemente. Sólo el tema final del torneo de los tres magos lo han desarrollado, pero han cambiado aspectos importantes del mismo. Y el melodramático final juraría que se lo han inventado, o eso, o me salté algunas páginas del manuscrito.

Ya se que esto pasa con todas las películas, pero quizá deberían hacer hecho dos películas, o una más larga, o que se yo, pero se han quedado demasiado cortos.

Hay escenas muy buenas, como el baile o la primera prueba del torneo, pero faltan muchas cosas que le hubieran dado la magia necesaria.

Total, que tendré que verla otra vez para ver si dejando mis recuerdos en el cuenco ese de los pensamientos me gusta más.

Vamos, que no me ha gustado mucho, que me esperaba muchísimo más. Que pena.

Besitos.

Anónimo dijo...

Uy uy uy... que Chinchan debe estar delirando ¡ha ido al cine y todo! algo raro pasa

Anónimo dijo...

Bueno, Bueno, que peli vistes?, clases había , esa del profe con ojo de 50 céntimos de aurelio o menos y pata de titanio donde tortura a una pequeñita araña(hija de su madre lo que se movia)con las tres maldiciones imperdonables esas.
La decepción mayor me la dió el gran profesor Danveldor (o como sea), a quien le han quitado ese aire májico de señorio con su túnica y gorro de punta, y me han puesto a un señor con un gorro ridículo que corre arriba y abajo y pone unas caras ridiculísimas(¿ese es un comico fustrado o qué?).

Lo que si que me gusto son esos peazos de efectos especiales que le han puesto a esta parte de la saga, sencillamente espectaculares!!!!, todos menos esa cara de Woldemor sin NARIZ, pero es que ese tio es digno de estudio del Iker jimenez, seguro que era un extraterreste o algo parecido, que quería secuestrar a Hermion para hacerlas un estudio completo.

Por último comentar esas discusión de enamorados celosos, Roland y Hermion, Que recuerdos de juventud!!!


PD: Como están las francesitas (esas prometen).

Un saludo en este mi primer comentario.

chinchanmolamazo dijo...

Buenas anónimos comentaristas,

a lo que me refiero con que no hay clases es que ha perdido ese puntito de interés que daban las clases. La clase que mencionas es simplemente para contarnos que existen tres hechizos imperdonables y punto. Pero no se les ve que estudien, que les preocupe el curso ni nada de nada.

Lo peor del Dumbeldor es que le han puesto un servilletero para sujetarle la barba ;-)

Y la falta de protuberancia nasal de Voldemort es lógica, piensa que lleba muerto mucho tiempo. Además, como sabrás, tiene mucha relación con las serpientes, que no tienen napia. Es una simple alegoría.

Y la discursión entre Hermione y Ron promete mucho, esos en dos días se comen los cuerpos a bocaos. Aunque me parece que a Ron le faltan un par de veranos antes de animarse al tema.

Besitos.

P.D: Una mujer que suelte pétalos al andar debe defecar rosas como mínimo.

Sr Don Fran dijo...

Buenos dias,

Por motivos que no vienen al caso mi participación ayer se vio imposibilitada, pero aqui estoy hoy para aportar mi ya habitual comentario, o contracrítica ;)

Por un lado dejar claro que a mi la película me gustó, y debo añadir que bastante, aunque voy a comenzar analizando los "defectos" que le veo:

- Dumbledore es bastante más flojillo que el original, aunque eso ya viene de la anterior.

- Tratando de meter un libro tan grande en una película de menos de 4 horas han decidido tal vez no muy afortunadamente cercenar al 90% de los personajes secundarios, algunos de ellos siendo pilares importantes en las anteriores (Snape x ejemplo)

- Los últimos libros son más maduros, evidentemente, pero la autora ha tratado más o menos de conservar esa atmósfera de magia pese a todo. En la película ha terminado por perderse (faltan escenas que no aporten nada al desarrollo, pero si a crear ambiente "magico").

- No salen tetillas, algo de lo que adolece toda la saga :P (confiemos en que Hermione termine por enseñar algo ...)

Bueno, hasta ahi lo más destacado en cuanto a "faltas". Pero por otro lado destacaría:

- Los actores principales (ellos 3) lo hacen francamente bien, a mi entender. Ya no son debutantes y se les exige más; la película tiene más profundidad, y creo que saben dársela (Ron tiene para mi el papel más dificil, hacer de tonto y de heroe a la vez. De tonto es un 10 ;) )

- Los efectos y el ritmo, para una película de más de 2 horas es casi vertiginoso, con lo que termina por hacerse hasta corta, pero no se dejan nada vital por contarte. (detalles todos, eso si)

- Lord Voldemort, para mi el mayor desafio de esta 4ª entrega, un acierto. Me temia un malo tipo Batman y Robin, pero nada más lejos. Oscuro, frio, muy creible en el contexto y cuya puesta en escena y manera de moverse resultaba subyugante (que me vino molando, vaya ;)).

En fin, en general le pondría un notable alto a la película.

Sin más debo despedirme, esperando verle cualquier dia de estos en alguna cena navideña...

PD: Si ha llegado hasta aqui, mi apreciado crítico, es que tiene poco curro hoy, porque vaya ladrillo he soltado