martes, diciembre 20, 2005

Oliver Twist

Lo que ha evolucionado el mundo en unos siglos, de verdad, ¿o no ha evolucionado tanto? Digamos que en algunos paises sí y en otros no.

La película trata sobre Oliver Twist, un niño huerfano que es vendido del horfanato en el que malvivía por pedir que más comida (más que suficiente era la asquerosa mezcolanza que le había puesto). Tras huir de su nueva casa por un problema disciplinario, vaga por Inglaterra hasta llegar a Londres, donde conoce a unos chavales que se dedican al noble arte del hurto menor. Su nuevo "padre" (un viejo de largas barbas y encorvada figura) le instruye en el negocio, llegándole a considerar como su propio hijo. Y camuflado entre estas lineas, un dramón del copón.

Bueno, esto es un drama y lo demás son tonterías. Como ya sabreis Oliver Twist es una obra de Charles Dickens que Polaski ha llevado al cine (por enésima vez). No hay ni un sólo momento de la película que sea alegre. Los pocos que lo intentan ser, estas pensando "algo malo va a pasar" y efectivamente, algo malo pasa. Hasta el final, que parece que la cosa mejora, es un dramón tremendo (otra llorera más a mis espaldas). Y eso que Polaski ha retratado el libro con un poco de ingenuidad (quiza sea así el libro, no lo se), como si se suavizase el tema, porque el tema es muy gordo y duro. Los escenarios son bastante buenos, y los actores no lo hacen mal. El único que no me gustó mucho fue el niño Oliver, que tiene una cara de panoli que tira para atrás.

Resumiendo, drama de tomo y lomo para verla con ganas. No es adecuada para toda la familia, aunque en estas épocas navideñas todo vale. A mi no me gusto mucho (aunque la película es buena) y la niña se quedó frita.

Es que a mi los dramas sin concesiones no me gustan.

Besitos.

P.D: Riete tu de la ley del menor actual, madre mía.

1 comentario:

magari dijo...

La vi anoche.
Me gustó, estaba muy muy bien hecha.
Pero qué dramón, qué ganas de pegarse un tiro.
Y eso que ya sabía de qué iba la historia.