jueves, marzo 10, 2005

La casa de las dagas voladoras

Que gran película se podría haber hecho con una pequeña modificación del título. "La casa de las bragas voladoras" con todo lleno de orientales con finas vestimentas semitransparentes, agua que borbotea de los rincones y flores por doquier. Pechos saltarines que corretean, rozando el suelo, sin llegar a mancillarlo. Y, como semental del gallinero, nuestro Alfredo Landa, con la bombona de butano y la boina calada a rosca. "A que mozica es a la que hay que comprobarle los conductos del gas?, jrrraaaaaaa, que güenas que estais toooooooaaaaaas". Lástima de genio desperdiciado. Tengo que hacerme mirar esto del miedo al folio en blanco.

La película de esta mañana se llama "la casa de las dagas voladoras" y no se si me ha gustado o no. Trata del Japón medieval, donde las peleas se dirimían con dagas y katanas (como en Occidente, pero más finos). Allí hay un grupo de resistencia que se opone al ferreo gobierno. Un par de policias tiene que conseguir eliminar esta resistencia, para lo cual intentan meterse en la organización. Y a partir de aquí empieza el mogollón, pero no os cuento más, que ya pierde la gracia el tema.

No recomiendo a nadie que vaya a verla con la mentalidad de las leyes de la física. Los japoneses no vuelan, pero estos lo hacen con tanta gracia que se les permite todo. Advertidos quedais. La fotografía es como siempre, la hostia en verso. Las imágenes, los colores, la plasticidad de los gestos, los maquillajes, todo está cuidado hasta el extremo. En ese tema, nada que objetar y nada más que alabanzas. Se levantan en medio del campo después de echar un casquete, y se levanta la mozica maquilladas y pintada como una puerta. Nada de corrersele el rimel (no hago el chiste fácil que todos esperais oir) ni despeinarse. Los pelos en su sitio, como debe ser.

Ahora bien, el argumento es de esos que no comprendes hasta el cineforum. A mi personalmente no me gustó, dado que es muy enrevesado. Y entre lo lioso y que todos los orientales se me dan mucho parecido, pues no me entero de quien es quien. Deberían ponerles un gorro de colores en función a si son buenos o malos. Sería más sencillo. Aunque como luego los malos son buenos y viceversa, pues deberían llevar la bandera gay. No aportaría nada a la película, pero quedarían muy monos. Así que el argumento, pichí, pichí.

Y ahora vamos con las curiosidades, que son muchas. Primero, el homenaje continuo que se hacía a nuestro querido chino Peonia (desde aquí un saludo). Por otra parte, los bambús, que grandes son los bambús y que aprovechados. La escena en que los chinos vuelan gráciles sobre bambues tiene su nosequeyo, aunque está demasiado forzada. Disparan bambues como Lucky Luke disparaba balas (sin recargar ni nada). Y que decir de las flechas teledirigidas. Aunque el punto supremo llega con la aparición de las dagas. Las dagas son teledirigidas y tienen una mala hostia que no os haceis cargo. Esquivan escudos, saltan, rebotan y siempre le endiñan en el corazón al malo. Da igual donde esté, que la daga le da. Y si tienen que matar a siete, pues los matan. A mi si que me mataron las dagas del infierno.

Al final llegué a la conclusión que toda la película es una alegoría de noseque, llena de metáforas, porque sino no hay Dios que entienda nada de nada. Joder, si es la primera escena es de una japonesa bailarina ciega que trabaja en un puticlub de esos que se baila antes de meterla en adobo. Pues no es que baile, sino que siendo ciega golpea a unos tambores, esquiva habichuelas sin pincharse los pies (parece una tontería, pero lo es), maneja la espada con los faldones de la camisa. Vamos, que sólo le faltaba tener música en el coño (sino digo esta palabra, exploto).

Resumiendo, que me he alargado mucho. La película es manga, pero firmada con personas. Nadie muere hasta que no ha dado por culo hasta la extenuación. La sangre brota de lugares insospechados con virulencia desconocida. Con lo cual, si no os gustan los argumentos de este tipo de películas, no la veais, que vais a ponerla a parir desde el primer segundo (cuando veais bailar a la ciega me dareis la razón). Ahora bien, si ignoramos este tema, la película es muy bonita, con una historia de amor y cornamentas muy interesante. Y creo que es recomendable verla en el cine, dado que la fotografía es increible. Personalmente (que siempre me mojo) os la recomiendo, aunque puede que a más de uno os choque. Si habeis visto "Hero" podeis haceros una idea de lo que vais a ver.

Besitos.

P.D: Joder que crítica más larga, seguro que no os la leeis ninguno, cabrones.
P.D.2: No me puedo morir sin decir que la nevada de la escena final es increible. Pasa en dos segundos de ser una tarde primaveral a caer una de cagarse la perra tuerta. A una se le quedó el coño frio, je, je.
P.D.3: El erotismo japonés no tiene nada que ver con el español. Ahí insunuan un hombro y se embrutecen. Aquí si no se ve teta, no hay tu tía. Cine español ya, de esos de la mau, el pinchotortilla y las tetillas saltarinas.

4 comentarios:

princesa mononoke dijo...

Que casualidad, yo también vi ayer la casa de las dagas etc y me encantó. Menos el final que no me acuerdo bien y tendré que verlo esta noche de nuevo. Coincido en la mayoria de los comentarios contigo. En general es una peli que recomiendo a quien guste de los cuentos chinos, jeje, es una bonita historia llena de danzas, color y paisajes.
PD: hay que ver lo cursi que me he levantado.
PD2: aunque cueste creerlo, los protas están buenorros.

chinchanmolamazo dijo...

Hola princesa,

buenorros para los que les gusten los escuchimizados afeminados y no los hombres que dan tres cifras en la básculas. Esos no son hombres, son nenazas ;-)
Buenorros no se si estaban, lo que si digo es que el doblaje es muy gracioso, dado que uno de los buenorros (pelín afeminado) habla con una voz que parece nuestro Paco Rabal. Un poco chocante si que es.

Ale, un besito a la princesa más guapa.

P.D: Que de casualidades tiene la vida, je, je.

Anónimo dijo...

Pues a mí me gustó mucho la peli. La fotografía, impresionante; la escena de los bambúes es la leche (si la ves en el cine, impresiona un montón) y en general todo el vestuario, los paisajes, etc.
Cuando vas a ver una película de éstas, ya sabes a lo que vas. Yo no he visto Hero, pero sí Tigre y dragón, y lo de la capacidad voladora de los orientales y de sus armas es algo que se da por hecho...
Chinchan, tengo que discrepar contigo, pero el argumento también me gustó. El hecho de que sea algo lioso es lo que le da la gracia a la peli, aunque sí es cierto que cuesta un poco identificar a los personajes.
En fin, que la peli es mu bonita y que recomiendo que la veais.
Besitos

chinchanmolamazo dijo...

Querida anónima,

desconozco su identidad, pero puedo asegurar que es usted una mujer. Sino, es imposible que le guste el argumento. Como decimos los machotes de pelo en pecho, es una mariconada de historia. Muy bonita, pero para mujeres ;-)
Los orientales vuelan de serie, eso es un hecho irrefutable, que gran razón tienes.

En fin, que ilusión recibir un comentario. Estoy pensando en hacer un sorteo o algo.